Ir al contenido principal

Conciertos para piano de Beethoven

Dentro de la música universal ocupa un sitio muy especial la música clásica europea, por su variedad, innovación, desarrollo y alcance. Y dentro de la tradición clásica pocas creaciones han tenido tanto impacto en los oyentes y en la cultura como las de Ludwig van Beethoven. Sus cinco conciertos para piano y orquesta son demostración plena de su carácter. Intensidad y expresividad como pocos compositores jamás han podido lograr. Cinco obras maestras entre las que se destacan especialmente los conciertos tres y cinco. Música imprescindible, para escuchar y compartir.

Aquí comparto la que considero la más equilibrada y exquisita versión grabada de este ciclo de conciertos. Me refiero a las grabaciones realizadas en 1988 por el pianista Murray Perahia (Estados Unidos, 1947), junto a la Orquesta del Concertgebouw de Amsterdam, dirigida por Bernard Haitink (Holanda, 1929).

No menos magníficas son las interpretaciones del gran pianista checo Alfred Brendel (1931), junto a la Orquesta Filarmónica de Viena, dirigida por Simon Rattle (Inglaterra, 1955). Estas grabaciones editadas por Philips en 1999 se cuentan entre las más aclamadas y mejor consideradas por la crítica.

Por último, y aunque hay decenas de otras grandes versiones, cabe destacar el ciclo del pianista Krystian Zimerman (Polonia, 1956), junto a la Orquesta Filarmónica de Viena, dirigida por el maestro de maestros Leonard Bernstein (Estados Unidos, 1918-1990). Un detalle de estas grabaciones editadas por Deutsche Grammophon en 1992, es que los conciertos 3, 4 y 5 fueron grabados por Bernstein un año antes de su muerte, mientras que los conciertos 1 y 2 debieron ser grabados en 1991 bajo la dirección del propio pianista.


Concierto Nº1 en Do mayor, Op. 15, compuesto en 1795:
Concierto Nº2 en Si bemol mayor, Op. 19, compuesto entre 1793 y 1798.
Concierto Nº3 en Do menor, Op. 37, compuesto en 1800.
Concierto Nº4 en Sol mayor, Op. 58, compuesto en 1806.
Concierto Nº5 en Mi bemol mayor, Op. 73 "Emperador", compuesto en 1809.



Piano: Murray Perahia
Bernard Haitink, Orquesta del Concertgebouw de Amsterdam
Sony Classical, 1990



Piano: Alfred Brendel
Simon Rattle, Filarmónica de Viena
Philips, 1999



Piano: Krystian Zimerman
Leonard Bernstein / Krystian Zimerman, Filarmónica de Viena
Deutsche Grammophon, 1992








Comentarios

Entradas populares de este blog

2001 Odisea del Espacio

Hace 50 años, en abril de 1968, se estrenaba una de las obras maestras de Stanley Kubrick. Una película icónica de la ciencia ficción. Una de las grandes obras de arte del cine, por su historia, por la forma de contarla, por sus temas: la evolución de la humanidad hacia la conciencia y el despertar de la inteligencia junto con el desarrollo de la herramienta: para bien y para mal. La exploración espacial y la vida extraterrestre. La herramienta evolucionada adquiriendo conciencia hacia la inteligencia artificial: para bien y para mal. Un viaje por el espacio que es un viaje por la humanidad. Una obra única. Visualmente icónica (ver fotos más abajo). Musicalmente icónica (escuchar la música más abajo). 

Discos de Oro de las Voyager - Golden Record

El 5 de setiembre de 1977 se lanzaba al espacio la sonda Voyager 1. Pocos días antes se había lanzado su gemela Voyager 2. Ambas con rutas diferentes pero destinadas a explorar el Sistema Solar con especial atención a los planetas gigantes. Hoy en día estos viajeros cósmicos se encuentran navegando por el espacio interplanetario, como mensajeros de la humanidad, más lejos de lo que cualquier otra nave ha llegado nunca.
Carl Sagan con el disco de oro de una de las Voyager

Esta misión científica, además de cámaras y otros instrumentos, transporta imágenes y sonidos representativos de la Tierra y de la humanidad, como una cápsula de tiempo, cual mensaje en una botella a la deriva en la bastedad del océano cósmico.
Los sonidos se encuentran grabados en dos discos idénticos de oro (uno en cada sonda), de 30 cm de diámetro, conocidos como los Discos de Oro de las Voyager, conteniendo mensajes, sonidos y músicas seleccionadas para mostrar la diversidad de la vida y la cultura en nuestro pla…

Preisner y Kieślowski

El compositor polaco Zbigniew Preisner (nacido en Bielsko-Biała como Zbigniew Antoni Kowalski en 1955) es conocido principalmente por sus colaboraciones con el director de cine Krzysztof Kieślowski, como por ejemplo en la trilogía "Trois Couleurs" (1993-94), donde la música juega un rol fundamental, especialmente la creación y el desarrollo de la "Canción para la unificación de Europa," que se destaca como un elemento clave en la trama de la primera película, "Bleu," protagonizada por Juliette Binoche.

El gran cineasta polaco falleció en 1996 y en su memoria su amigo y colaborador Preisner compuso "Requiem for My Friend," que fuera estrenada en 1998. Una obra original y emotiva a pesar de su estructura tradicional. Especialmente expresiva, en particular el Dies Irae y el Lacrimosa.

Aquí comparto estas dos obras fundamentales de Preisner: la banda musical compuesta para Trois Couleurs y Requiem for My Friend. Como siempre en diferentes fuentes: y…